La plaga más temible para la madera: las termitas